• Sandra Mortis

Espejismo


19 de abril de 1960

“Querido Diario: Hoy lo vi, cada paso que daba iluminaba la acera al caminar, cada árbol refulgía con las rutas del sol entre el follaje, los pájaros afinaban con más ritmo y las casas se encendían con la luz de abril. Ayer descubrí que vive por la misma calle que yo, a sólo dos cuadras de mi hogar”.

22 de abril

“Me guiñó un ojo al pasar, desde su patineta, parece que le gusté. ¡Qué emoción ver sus cabellos alborotados por el viento! Su larga melena, no esconde su varonil presencia, sino que la resalta”.

24 de abril

“Le pedí a mis padres de cumpleaños unos patines para ir al parque cuando él este con su patineta. En mis ensoñaciones nos veo patinando juntos y riéndonos de nuestras piruetas, mejor dicho yo de las de él, a pesar de mi edad, sé que a los chicos les gusta que se les festeje todo, no soy tan ignorante, además leo poesía”.

25 de abril

“Querido diario: Tenía planeado al fin nuestro encuentro romántico en el parque cuando patináramos. Pero él ni me vio, yo patiné con mi mejor amiga y él con sus amigos, también con unas chicas muy guapas que se acercaron a él y lo acapararon. Lloré de rabia cuando volví a casa”.

27 de abril

“Lo encontré en el Supermercado. Iba por mandado. Cuando quise tomar una lata de salsa, vi una mano que chocaba con la mía, nos sonreímos. Lo siento me dijo y me entregó la lata, al rozar los dedos sentí un rayo fulminante en mis latidos. Yo agaché la mirada para que no pudiera ver en mis ojos lo que sucedía. Mientras él se incorporó indiferente y se fue a otro pasillo”.

31 de abril

“Querido diario: Lo encuentro, en el parque, en el mercado, en la iglesia, en la escuela y no me voltea a ver, mi me dirige la palabra. Y no me atrevo a acercarme a él, a pesar de nuestro encuentro en el Supermercado”.

3 de mayo

“Querido diario: Él me manda mensajes confusos de su interés por mí. A veces me mira con interés o me guiña el ojo y otras parece que no existo en su entorno siendo que vivimos en un lugar donde los encuentros son inevitables. ¿Qué hago? No me atrevo a preguntarle a mi mejor amiga, somos adolescentes e inexpertas y no quiero que se burle de mí. Y a mis padres, imposible.”

6 de mayo

“Recibí una mala noticia de mis padres, está mañana me dijeron que nos mudamos, a mi papá lo mandan de trabajo a otro lugar. ¡No lo volveré a ver querido diario!”

9 de mayo

“Faltan algunos días para partir y todos los días se difumina su rostro en un sueño recurrente cuando se pierde en la niebla, sólo puedo pensar que mi amor es imposible, como esos amores de película. Hace tres días vigilo frente su casa y no lo he visto.”

12 de mayo

“Supe que estaba en cama, tiene un resfrío, con razón no lo he visto…con ganas de ser su enfermera de cabecera. Creo que nunca más me volveré a enamorar. ¡Es horrible!”

25 de mayo

“Ayer pasó por mi casa y desde la ventana le tomé una foto, mañana nos vamos y me la llevaré de recuerdo, siempre junto a mi corazón.”

***

Descubrí mi viejo diario empolvado por los años. Que coincidencia me topé con él ese mismo día. Han pasado más de cincuenta años, a pesar que volví a la ciudad de mi nacimiento ya casada y con hijos. Lo vi cuando iba con mi nieta, él está encorvado, me saludó, me presentó a su nieto y yo a la mía. No pude evitar compararlo con mi compañero de vida y mi marido salió ganando. Con los años pensé que él fue sólo un deslumbramiento de la adolescencia, al verlo lo comprobé. Al alejarnos mi nieta iba suspirando, con la sabiduría de los años le dije: Ten cuidado, es sólo un espejismo.

Por Sandra Mortis | FACEBOOK

- Poeta y narradora -


©2020. Derechos reservados por Todas las Voces.